El Rastro Municipal de Jerez reporta un 70 por ciento de recuperación, luego del estancamiento a causa de la pandemia del COVID-19. Así lo comentó el Administrador, Osvaldo Mejía Barraza, quien dijo que durante septiembre la matanza de reses y cerdos aumentó.

Además,  indicó que apenas se quiere componer la situación de matanza de animales, “Estamos un 30 por ciento por debajo de lo normal, los carniceros y taqueros han incrementado sus ventas lo percibimos porque ya matan más animales con mayor frecuencia a comparación de meses pasados”.

Explicó que actualmente sacrifican 200 reses mensualmente, cuando antes de la pandemia la cifra oscilaba entre las 260; en la matanza de cerdo en la actualidad son 500 y antes eran 650, “poco a poco se va componiendo”, aseguró.

Agregó que continúan los trabajos bajo medidas estrictas de salubridad, aunado a ello se implementaron protocolos de salubridad con motivo del virus entre la palta laboral y personas que acuden por un servicio a las instalaciones del rastro para mayor seguridad.